FC Bayern München

Nuestro Club

Inicios

La historia comienza con Franz John, de Berlín. El documento que certifica la creación del club fue firmado por 17 miembros en el céntrico restaurante muniqués "Gisela" en febrero de 1900. Fueron los primeros jugadores, y uno o dos más siguieron sus pasos.

Por consideraciones financieras y para resolver el problema de la disponibilidad de una cancha, el Bayern unió sus fuerzas a las del Münchner Sport-Club (MSC) el 1 de enero de 1906, pero aún mantuvieron su independencia.

La concesión que hicieron fue vestir los colores del MSC, que consistían en calzones rojos y camisa blanca. El equipo es hoy en día conocido como Die Rothosen (los pantalones rojos).

El club ganó impulso cuando a principios de 1907 los rojos se trasladaron a su nuevo campo, el estadio de Leopoldstraße. El partido que se jugó para conmemorar el traslado a su nuevo hogar fue con los locales rivales FC Wacker, y terminó 8-1 a favor de los locales. Ese fue el primer paso de la ruta del que se llegaría a convertir en el número uno del fútbol en Múnich. Los hinchas podían presenciar el partido en el confort de una auténtica grada. En 1910 el club consiguió alzar el título de campeones del Distrito Este.

El Bayern resultó invicto al año siguiente y logró defender el título, vistiendo, para diversión de muchos muniqueses, calzones cortos. Y además el equipo introdujo a su primer jugador internacional. Su nombre era Max 'Gaberl' Gablonsky y vistió por primera vez la camiseta de Alemania el 16 de mayo de 1910 venciendo 3-0 a Bélgica. Se convirtió además en el primer jugador del Bayern en marcar un gol para el combinado teutón.

El club fue acelerando el ritmo a partir de ese momento. El FC Bayern ya contaba con 700 miembros en 1920 y era entonces lo que sigue siendo hoy en día: el mayor club de fútbol de la ciudad. En 1926 los Rojos ganaron el Campeonato de Alemania Sur y el primer título nacional llegó seis años después, en 1932: algunos hinchas hicieron el camino a Núremberg en bicicleta para presenciar la final que el Bayern venció 2-0 al Eintracht Frankfurt. Los goles llegaron de las botas de Rohr y Krumm, las estrellas fueron Heidkamp y Breindl, y Richard 'Little' Dombi fue el entrenador, fisioterapeuta, secretario del club y presidente él solo.

Dos crudas guerras y reconstrucción

El FC Bayern se establece como uno de los grandes clubes de Alemania. Después de que Simetsreiter, Goldbrunner y Moll representaran al combinado nacional en las Olimpiadas de 1936 en Berlín, el feliz mundo del fútbol quedó desdibujado. La Segunda Guerra Mundial había estallado y eso supuso la entrada en hibernación del deporte, incluido el Bayern.

Debido al trasfondo judío del club, el Bayern fue discriminado de numerosas formas. El número de socios, la cantidad de equipos y la asistencia a los partidos cayó drásticamente. Los doce años de dictadura fascista terminaron con la posición prominente del Bayern, cayendo en ciertos momentos a la posición 81 de la clasificación del Imperio Alemán.

En julio de 1944 el Bayern perdió su hogar cuando un bombardeo de los aliados destruyó la oficina del club. A pesar de todo, los jugadores mostraron un gran espíritu de equipo. El 22 de abril de 1945, sólo unos días antes del final de la guerra, vencieron al 1860 München por 3-2. De acuerdo a los registros del club, 56 miembros del Bayern perdieron la vida en el campo de batalla, entre ellos los internacionales Josef Bergmaier y Franz Krumm. Muchos otros fueron declarados desaparecidos en combate. Además, siete miembros fueron asesinados por los Nazis por razones raciales, religiosas o políticas.

Más que ningún otro, el capitán Conny Heidkamp hizo lo imposible para mantener a los jugadores juntos durante los días más negros de la guerra. Seis semanas después de la rendición de Alemania el 8 de mayo de 1945, el FC Bayern estaba de vuelta jugando su primer partido, que perdió por 4-3 ante los rivales locales del FC Wacker.

El fútbol alemán necesitó tiempo para recuperarse del periodo de desolación y desastre. Pasaron nueve años hasta la que el éxtasis estalló alrededor de todo el país cuando Alemania volvió triunfante de Suiza en 1954. Sepp Herberger fue el seleccionador que llevó a los germanos a la gloria del Mundial por primera vez, aunque la victoria 3-2 sobre Hungría en la final no contó con la participación del capitán del Bayern Jakob Streitle. El 15 veces internacional tuvo que ver desde las gradas como Fritz Walter y cía. conquistaban la Copa del Mundo.

Los partidos de Alemania sin jugadores del Bayern en la alineación pasarían pronto a ser una rareza. En 1957 los bávaros ganaron la Copa de Alemania (DFB Pokal) por primera vez gracias a un único gol marcado por Jobst que sirvió para imponerse al Fortuna Düsseldorf ante los 42.000 espectadores que completaban el aforo del Estadio Rosenau de Augsburgo. A este éxito le siguió una época de sequía: el Bayern, presidido por el contratista Wilhelm Neudecker desde 1962, tuvo que lidiar con la decepción de no ser admitido en la nueva Bundesliga tras su introducción en 1963.

Años dorados

Una exitosa campaña en la primera temporada de Bundesliga del club en la 1965/66 sirvió para obtener la tercera plaza. El mayor regalo que el FC Bayern ha recibido a lo largo de su historia como club llegó de las manos de su propia cantera. A mitad de los sesenta tuvieron su irrupción el arquero Sepp Maier y el centrocampista Franz Beckenbauer, además de la llegada del joven media punta Gerd Müller procedente del TSV Nördlingen. Cada uno de los componentes de ese trío se convirtió en el mejor del mundo en su posición, y juntos conformaron la medular de oro del Bayern.

Con la ayuda de sus compañeros de equipo, como el tenaz capitán Werner Olk, el atlético Franz 'Bulle' Roth y el siempre peligroso Rainer Ohlhauser, pusieron patas arriba a los equipos rivales en la Bundesliga y las competiciones coperas. A la victoria en la Copa Alemana de 1966 le siguió el triunfo en la Copa Europea de Campeones un año después, derrotando 1-0 al Glasgow Rangers. Pero la Bundesliga era un título que se les escapó a los bávaros hasta 1969, cuando el disciplinado Branko Zebek dibujó calculadoras tácticas sobre el estilo atacante del romántico Tschik Cajkovski.

Zebec prohibió la cerveza en el Bayern. Los más críticos pensaron que todo acabaría en lágrimas, pero los hinchas no tuvieron que esperar para ver el triunfo sobre la cancha. Aquel año ganaron el doblete (el título liguero con una ventaja de ocho puntos sobre el Alemannia Aachen, y la copa ante el Schalke). Llegado este punto, llegó un equipo a la cumbre a competir con el Bayern durante varios años: el Borussia Mönchengladbach. El Gladbach levantó el título liguero en 1970 y 1971, con el Bayern en segunda posición ambos años.

1972 fue un año de alegrías. El Bayern jugaba su primer partido de Bundesliga en su nuevo hogar el 28 de junio de ese año. Se impusieron 5-1 al Schalke 04, proclamándose campeones de Alemania y anunciando unos ingresos récord de 1,2 millones de marcos alemanes. Estaban puestos los cimientos para un futuro de éxitos deportivos y financieros del club.

Más records de esa temporada: Gerd Müller consigue el récord histórico, aún vigente, de máximo número de goles en una temporada por un jugador: 40. El equipo sumó 55 de los 68 puntos posibles (con el sistema de dos puntos por victoria) - otro récord en Bundesliga.

Le siguieron dos títulos ligueros más bajo la tutela de Udo Lattek - y el primer triunfo en la élite del fútbol europeo: el Bayern ganó la Copa de Europa en 1974. 'Katsche' Schwarzenbeck niveló el marcador 1-1 ante el Atlético de Madrid a un minuto del final, forzando un partido de desempate. Franz y cía. ganaron el encuentro en Bruselas por 4-0, con Uli Hoeneß y Gerd Müller marcando dos goles cada uno.

Alemania ganó la Copa del Mundo ese mismo año, imponiéndose a Holanda en la final de Múnich. Seis jugadores del Bayern formaron parte del once inicial (Maier, Beckenbauer, Schwarzenbeck, Breitner, Hoeneß y Müller). Dos de ellos terminaron en la lista de goleadores: Breitner con un penalti y Müller con un inolvidable disparo a la media vuelta (2-1).

Y aunque el Bayern se tomó un descanso en cuanto a ganar la Bundesliga (hasta 1980), dieron la nota a nivel europeo: en 1975 (2-0 ante el Leeds United en París con goles de Roth y Müller) y 1976 (1-0 ante el St. Etienne en Glasgow, gol de Roth) el entrenador Dettmar Cramer llevó al Bayern a la victoria de la Copa de Europa. En 1976 ganaron también la Copa Intercontinental (0-0 y 2-0 ante el Belo Horizonte). Fueron los últimos títulos internacionales del Bayern ese siglo...

Estaban por venir años de cambios, años sin un solo trofeo. En 1977 Franz Beckenbauer dejó el Bayern para unirse al New York Cosmos en la liga profesional de EE.UU. Sólo doce meses después le siguió Gerd Müller, que también cruzó el charco rumbo a los Fort Lauderdale Strikers.

Udo Lattek domina la Bundesliga

Tras una sequía doméstica de cinco años, el gerente general Hoeneß y los jugadores Breitner y Rummenigge llevaron al Bayern de vuelta a la senda del éxito. Los tabloides bautizaron al dúo como "Breitnigge". Junto al belicoso centrocampista Breitner, Rummenigge se convirtió en una renombrada estrella mundial. El habilidoso regateador y goleador llegó a hacer 218 goles para el Bayern en partido oficial; Breitner por su parte marcó 110. Juntos ganaron dos Bundesligas y una Copa Alemana.

"Vimos el renacer del gran equipo del Bayern de los 70" dijo después Rummenigge. Una Bundesliga en 1980 a la que siguieron cinco títulos ligueros más. Bayern de Múnich se alejaba de sus rivales con un número récord de triunfos en liga y siguió siendo el club número uno del fútbol alemán cuando una nueva generación de futbolistas principalmente bávaros embelesó a todo el país. El trofeo terminó de nuevo en Múnich al año siguiente. Hamburger SV, VfB Stuttgart y Kaiserslautern fueron sus seguidores en la tabla, en ese orden, tras ambas campañas.

Le siguió una legendaria final de Copa ante el FC Nürnberg en 1982. Tras afrontar un marcador desfavorable 2-0, el Bayern selló una remontada 2-4. Dieter Hoeneß, con la cabeza vendada, marcó uno de los goles. La Copa de Europa se escapó de las manos del Bayern ese año tras perder 1-0 ante el Aston Villa en la final. Y Alemania perdió frente a Italia la final del Mundial, pero Breitner entró en los libros de records al convertirse en el único alemán en marcar en dos finales de la Copa del Mundo.

Crédito cuando se necesita crédito: entre 1965 y 1981, el Bayern produjo 11 Jugadores del Año: Beckenbauer (4), Maier (3), Müller (2), Rummenigge y Breitner (1 cada uno).

Lattek volvió al Bayern en 1983. Su equipo venció al Borussia Mönchengladbach en los penaltis en la final de la Copa DFB 1984. Lothar Matthäus falló el penalti para el Gladbach. Para la siguiente temporada se mudó al sur, con el Bayern de Múnich. Al mismo tiempo, Kalle Rummenigge, tan famoso que un grupo de pop inglés hizo una canción sobre sus 'rodillas sexy', atravesó los Alpes para irse a jugar al Inter de Milán (por el entonces traspaso récord de 11 millones de marcos).

El Bayern volvió a convertirse en campeón un año después con Sören Lerby y el joven Wiggerl Kögl en la plantilla. El Profesor Dr. Fritz Scherer se hizo cargo de las riendas del club. El próximo doblete llegó un año después con otro título liguero en 1987. Aun así, la decepción de perder 2-1 ante el FC Porto en el campeonato europeo en la final de Viena fue un duro revés para el equipo.

Jupp Heynckes llegó en 1988. Su tarea era construir una nueva y potente plantilla tras la salida de Matthäus, Brehme, Eder, Hughes, Michael Rummenigge y Pfaff.

Una década inolvidable

Los años 90 fueron una década de agitación constante. Los numerosos cambios en la gestión causaron considerables fluctuaciones en el devenir deportivo del Bayern. Los nuevos medios de comunicación comerciales adoptaron un ángulo diferente, y no siempre relacionado con el deporte, de cara a las estrellas del fútbol. Como consecuencia el FC Bayern comenzó a ser conocido como el 'dream team' por un lado y como el 'FC Hollywood' por el otro.

El intenso interés de los medios tuvo al menos un efecto positivo: nunca antes habían ido tantos aficionados al estadio y nunca antes se habían vendido tantas camisetas. En cualquier caso, las vicisitudes de esta década se reflejan en ocho cambios de entrenador.

Heynckes ganó la liga en 1989 y 1990, pero el principal objetivo de la Copa de Europa se seguía resistiendo. Del lado positivo, Alemania volvió a ganar el Mundial en 1990 (con Augenthaler, Reuter, Thon, Kohler, Pflügler y Aumann representando al Bayern en la selección).

Heynckes y el Bayern se separaron en la 1991/92, siendo el ex jugador del Bayern Sören Lerby quien vino a relevarle. Pero ese equipo no logró su objetivo. Bajo la amenaza de descenso, Erich Ribbeck reemplazó a Lerby. Franz Beckenbauer y Karl-Heinz Rummenigge saltaron a la palestra como medida de emergencia, convirtiéndose en vicepresidentes del FC Bayern. En 1993/94, el 'Kaiser' reemplazó finalmente a Ribbeck y logró levantar el título liguero.

A esto le siguió la primera era 'Trap'. Giovanni Trapattoni era muy querido por los jugadores y la prensa, pero el éxito se le resistió en el primer intento. La temporada 1994/95 terminó con una sexta plaza y una salida en la semifinal de la Copa de Europa ante el Ajax de Ámsterdam.

Otto Rehagel llegó de las mano de estrellas como Klinsmann, Herzog y Sforza. Aunque Rehhagel llegó al equipo a la final de la Copa de la UEFA, fue destituido en primavera, a pesar de dos memorables actuaciones en la semifinal ante el Barcelona. Se puso complicado en el Estadio Olímpico tras un empate 2-2, pero la vuelta, en el Estadio Camp Nou, se tornó un desfile de la victoria: Babbel y Witeczek marcaron para el triunfo 1-2. A muchos aficionados del Bayern aún se les pone la piel de gallina pensando en la noche del 16 de abril de 1996.

Franz Beckenbauer, presidente desde 1994, tomó también el cargo de entrenador para la final a doble partido. 2-0 y 1-3 ante el Girondins de Bordeaux le dieron el primer triunfo en esta competición. Sin embargo, como ya pasó la temporada anterior, el Borussia de Dortmund se proclamó campeón alemán.

Y entonces volvió Trapattoni. Su segundo mandato como entrenador del Bayern arrojó dos títulos: una Bundesliga en 1997 y una Copa de Alemania en 1998. Toda la ciudad le mostró su aprecio cuando el 'Maestro' se marchó. Fue conocido sobre todo por su enérgicas charlas que alcanzaron el estatus de culto y conquistó el corazón de los hinchas.

El 'Seniorie' italiano fue sustituido por otro caballero, Ottmar Hitzfeld, que vino a hacer incorporaciones a la colección de trofeos de Säbener Straße.

El de Lörrach tuvo una temporada de debut casi perfecta, conquistando el campeonato alemán número 15 y llegando a las finales de la Copa Alemana y la Champions League. El partido ante el Manchester United en Barcelona no fue según el guión acostumbrado en la mayor competición europea. Tras todo un partido con una ventaja 1-0, el Manchester United logró dar la vuelta al marcador en dos minutos del tiempo de descuento, dejando la amarga experiencia de la "madre de todas las derrotas". Lo mismo sucedió en la Copa DFB, cuando el Werder Bremen se proclamó campeón en el Estadio Olímpico de Berlín: tras el final el marcador fue de 1-1, pero la tanda de penaltis asestó a los muniqueses una derrota 5-4.

El despertar de un gigante

Los primeros diez años del milenio fueron testigo de una serie de éxitos sin parangón en el club, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Seis campeonatos nacionales, incluyendo cinco dobletes domésticos, ayudaron a llenar la vitrina de trofeos del FC Bayern hasta el límite. Pero el más dramático de todos fue el triunfo en la Champions Leaguede 2001. En 2002 el club se convirtió en una sociedad anónima. En los siguientes años llegaron la construcción del Allianz Arena, propiedad del club, y la ejemplar renovación de los despachos.

Tras la dramática derrota ante el Manchester United en la final de Champions League de 1999, el equipo, formado en torno a Oliver Kahn, Stefan Effenberg y Giovane Elber, tenía altas las miras de cara al 2000. Al comienzo del año, su 'rival favorito', el Real Madrid, lo vivió en sus carnes en la segunda ronda de Champions League. En ocho días el Bayern puso la pelota en el fondo de la meta del Madrid ocho veces (2-4 en el Bernabeu y 4-1 en el Estadio Olímpico). Los dos rivales eternos se volvieron a encontrar en semifinales. El Madrid se tomó la revancha de las dos derrotas anteriores al superar la eliminatoria para desgracia de los muniqueses. Una victoria 2-0 en la primera vuelta le bastó a los merengues para pasar a pesar del 2-1 en el segundo partido en Múnich.

El Bayern siguió acumulando trofeos. El equipo entrenado por Hitzfeld alcanzó y superó al Bayer Leverkusen en los últimos compases de la campaña liguera. El equipo de las aspirinas perdió contra todo pronóstico ante el ya descendido Unterhaching, cediendo el trofeo al conjunto bávaro en los últimos minutos de la última jornada de la temporada. El Bayern disfrutó de su venganza ante el Werder Bremen en la Copa Alemana. Tras una derrota en los penaltis el año anterior, el Werder sufrió una severa derrota por 3-0 ante el Bayern. La temporada 1999/2000 trajo consigo el tercer doblete de la historia del club, y además Oliver Kahn fue elegido jugador del año.

La temporada 2000/01 será siempre recordada por los aficionados. La Copa Alemana terminó en la segunda ronda en el estadio del FC Magdeburg, pero el Bayern volvió a ser el primero de la clasificación en la jornada 34. Patrik Andersson marcó de libre directo en el tiempo de descuento ante el Hamburger SV para sellar el título liguero. Un dato peculiar: el partido de segundo clasificado Schalke 04 había terminado y ya estaban celebrando el título liguero... hasta que Andersson marcó.

Con este impulso en la motivación, el equipo viajó hasta Milán para la final de la Champions League ante el Valencia el 23 de mayo de 2001. Era el momento de coronar el "año de la revancha". El Manchester United había caído en los cuartos de final y el Real Madrid fue derrotado en semifinales: el FC Bayern ganó la primera vuelta como visitante (0-1) y un 2-1 en casa zanjó la eliminatoria. Oliver Kahn se convirtió en el héroe de la noche en la final. El arquero paró tres penaltis en la tanda tras la prórroga, que terminó en 5-4 a favor del Bayern, dando al club su cuarta Copa de Europa/Liga de Campeones en 25 años.

La temporada 2001/02 también terminó con un título más para el Bayern. El Bayern no pasó de la tercera plaza en la Bundesliga tras Dortmund y Leverkusen, y la semifinal de la Copa Alemana terminó con una derrota 2-0 ante el Schalke en el tiempo de descuento, pero un disparo de Sammy Kuffour sirvió para vencer 1-0 al Boca Juniors en noviembre de 2001, trayendo de vuelta la Copa Intercontinental a la vitrina de la capital bávara por primera vez desde 1976. La Champions League terminó con una derrota ante el Real Madrid en cuartos.

Un nuevo estadio y centro de alto rendimiento

El siguiente cambio de entrenador en el Bayern sucedió en verano de 2004. Felix Magath sustituyó al muy laureado Ottmar Hitzdeld, y las siguientes temporadas estuvieron marcadas por una serie de éxitos similar a la anterior. Magath, un convencido defensor de los valores de la disciplina, el orden y la forma física (en su trabajo diario le gusta emplear balones medicinales y chalecos con pesas), logró un hito histórico en los dos años siguientes: logrando sendos dobletes en las temporadas 2004/05 y 2005/06 se convirtió en el primero en lograr dos dobletes consecutivos en la historia de la competición y del club.

El nuevo estadio era seguramente un elemento clave de su éxito. El periodo en el Estadio Olímpico terminó en mayo de 2005. Tras 33 años tremendamente exitosos, el FC Bayern se mudó a su nuevo coliseo, el Allianz Arena.

Magath se separó del Bayern el 31 de enero de 2007 tras dos años y medio de éxitos y un fallido comienzo de la segunda mitad de la última temporada. Volvieron a traer a Hitzfeld, pero los muniqueses volvieron a quedar fuera de la Copa Alemana y los cuartos de final en Aquisgrán. Hitzfeld fue incapaz de salvar lo que quedaba de temporada y el equipo quedó cuarto en la 2006/07 y no logró la clasificación para la Liga de Campeones por primera vez en una década. Mehmet Scholl terminó su carrera como jugador tras 15 años vistiendo la camiseta roja en los que ganó 15 trofeos.

En la 2007/08 el FC Bayern varió su estrategia de fichajes y optó por traer grandes estrellas a Múnich. El club dio dos golpes maestros con las incorporaciones de Franck Ribéry y Luca Toni. Se reconcilió con el éxito. Hitzfeld volvió a ganar el doblete en su último año como entrenador del Bayern. En la Copa los muniqueses se impusieron al Dortmund por 2-1 y en Bundesliga le sacaron una ventaja de 10 puntos al segundo clasificado. En la semifinal de la Copa de la UEFA, los muniqueses resultaron eliminados ante el Zenit de San Petersburgo, que a la postre serían los campeones de la competición. El tres veces Mejor Portero del Mundo Oliver Kahn puso fin a su carrera profesional y Hitzfeld se marchó a Suiza para ser seleccionador.

Jürgen Klinsmann fue su sucesor para la temporada 2008/09. Con el que fuera seleccionador de Alemania se erigió un centro de alto rendimiento único en Säbener Straße, con gimnasios y zonas de reposo. De todos modos, cuando el FC Bayern perdió 0-1 en casa ante el Schalke 04 en la jornada 28, el club decidió prescindir de los servicios de Klinsmann. Esa derrota estuvo precedida de otras muy sonadas ante el Leverkusen (4-2 en cuartos de la Copa) y el que se convertiría en el campeón de la Bundesliga Wolfsburg (5-1) y en cuartos de final de Champions League en Barcelona (4-0).

El sucesor durante cinco partidos fue Jupp Heynckes, que llevó al Bayern a dos puntos del campeón Wolfsburg, asegurando la clasificación para la Liga de Campeones y salvando la temporada.

2013, un año histórico

En 2009/10 el FC Bayern contrató a Louis van Gaal como técnico. El míster acababa de ganar la Erdivise holandesa con el AZ Alkmaar y no fue el único rostro nuevo en Säbener Straße durante el verano de 2009. Arjen Robben llegó procedente del Real Madrid y Mario Gómez se pasó del VfB Stuttgart a la capital de Baviera.

Van Gaal también optó por disponer de los canteranos, echando mano de los ya conocidos jóvenes Thomas Müller y Holger Badstuber para la pretemporada. Ambos terminaron convirtiéndose en grandes jugadores durante las siguientes temporadas y son a día de hoy fijos en el Bayern y la Selección de Alemania.

Tras un titubeante comienzo de temporada, el Bayern fue ajustando su juego semana tras semanas para emocionar a la afición con un atractivo fútbol de ataque. Esa aproximación culminó con el club ganando otro doblete de liga y copa en 2010. El Bayern dejó pasar la ocasión de conseguir un triplete tras una derrota 0-2 ante el Inter de Milán en la final de la Liga de Campeones en Madrid, pero a pesar de eso pasó a la historia como uno de los equipos con más éxito del club.

En el año 2009 Uli Hoeneß saltaba a la palestra. Tras 30 años como gerente general, Hoeneß fue nombrado presidente en noviembre de 2009 cuando su sucesor, Franz Beckenbauer, pasó a ser presidente honorario.

El gran triunfo de ganar la final en Múnich no llegó a materializarse: a pesar del dominio del Bayern durante los 90 emocionantes minutos de partido ante el Chelsea, el marcador rezaba 1-1 tras el pitido final. A eso le siguieron la prórroga y la tanda de penales, con los ingleses imponiéndose desde los once metros.

La decepción era inmensa en el club tras dejar escapar el sueño de ganar la Champions League en su propio estadio. La primera temporada con Heynckes terminó con tres segundos puestos: el Bayern resultó superado por el Borussia de Dortmund en la Bundesliga y la Copa Alemana.

El hecho de que la temporada que siguió al triplete de segundos puestos se convirtiera en la más fructífera del club puede verse como típico del FC Bayern: Matthias Sammer se hizo cargo del puesto de director deportivo sucediendo a Christian Nerlinger, y ejemplificó la sed de triunfos del club.

La temporada comenzó con una victoria en la Supercopa ante el doble ganador Borussia de Dortmund. El dominio del equipo, apodado el 'Super Bayern' a final de temporada, fue evidente durante toda la campaña. El título de Bundesliga número 23 ya estaba asegurado en la jornada 28. A final de temporada los de Heynckes sumaban 91 puntos, colocando al Bayern a 25 puntos de distancia del segundo clasificado Dortmund. Otros records incluyeron 29 victorias, una diferencia goleadora de +80 y sólo 18 goles en contra.

Estaba claro que el Bayern estaba decidido a levantar la orejona cuando le asestaron un marcador global de 7-0 al Barcelona en la eliminatoria de semifinales (4-0 en Múnich y 0-3 en Barcelona). La derrota en la final de Múnich fue seguida de una final en Wembley donde Arjen Robben lució como el hombre del partido. El holandés, centro de la controversia del verano, marcó el tanto de la victoria en el minuto 89, para decantar así la final alemana ante el archirrival Borussia de Dortmund (2-1). La quinta Champions League marcó el final de una racha de 12 años de sequía en competición europea.

La Copa Alemana también trajo consigo una oportunidad de vengarse de los vigentes campeones, aunque fue en cuartos de final. A la victoria 6-1 sobre el VfL Wolfsburg en semifinales le siguió una final en el Estadio Olímpico de Berlín el 1 de junio ante un apasionado y motivado VfB Stuttgart. Los suabos fueron incapaces de fastidiar la fiesta bávara y al final el Bayern se convirtió en el séptimo equipo europeo y primero de Alemania en sellar un triplete.

Para la temporada 2013/14 llegó el técnico español Pep Guardiola, quien sucedió a Jupp Heynckes, y el joven internacional alemán Mario Götze.

*Todo el contenido de esta página la encuentras enHistoria del FC Bayern

Palmarés

IR ARRIBA